daniel-ortega-nic

¿Viene lo peor? El dictador está hecho una fiera

Columnas

A todo boxeador le enseñan que hay que golpear primero y noquear lo antes posible. Cuando el 18 de abril los nicaragüenses nos rebelamos contra Daniel Ortega, golpeamos primero, lo tuvimos contra las cuerdas, lo tiramos a la lona, se levantó más muerto que vivo, tiró unos golpes, pero lo volvimos a poner contra las cuerdas, hasta que apeló al tercer hombre del ring para tomar aire, irse a su esquina y replantarse su estrategia. Fuera del hipotético cuadrilátero de boxeo, la estrategia de Daniel Ortega fueron los paramilitares.

El dictador ripostó con ímpetu, matando a diestra y siniestra. No le importaba si a su paso habían inocentes, lo que le interesaba era recuperar todo el terreno perdido. Físicamente lo hizo. Apostó a militarizar todo el país y el 23 y 24 de julio, en entrevistas a Fox News y Telsur, respectivamente declaró la victoria. Lo hizo tres meses después de iniciadas las protestas en su contra y 448 muertos en el camino.

Preparate que viene la venganza

Pero si pensamos que esas 448 personas fallecidas era lo peor, estamos equivocados. Probablemente lo peor está por venir. Solo veamos. En los últimos 15 días, en los que según Daniel Ortega el país había venido recobrando la calma, 97 personas fueron asesinadas.

Y es que ahora nos toca soportar su venganza. La fase que viene ahora es la persecución, la cárcel, la intimidación, las desapariciones. Si alguien tiene dudas de ello, solo debe ver el despido de decenas de médicos en León, quienes durante las protestas se negaron a acatar la orden del Ministerio de Salud de no atender a los estudiantes heridos. Al igual que los médicos de León, miles de trabajadores del estado, que no están de acuerdo con el gobierno y que no han probado su fidelidad a Daniel y Rosario, corren el riesgo de ser despedidos.

Campaña de advertencia

Pero vamos más allá. Miremos las redes sociales y los otros medios propagandísticos propiedad del orteguismo. ¿Lo viste? Sí, vos sos un golpista, un terrorista, un traidor. Que ahorita vos estás en tu centro de trabajo o en su casa y no en una barricada, no cambia nada. Vos te rebelaste contra el Comandante Daniel y la Compañera Rosario y debés pagar por eso. Sabelo, te saldrá cara la osadía.

Plan Cóndor a la Ortega

El 18 de julio el canciller Denis Moncada se refirió en la OEA al Plan Cóndor. Dejó en evidencia que de historia sabe muy poco, y mucho menos de derechos humanos. Pero esto no quiere decir que el Frente Sandinista no sepa cómo ejecutar un Plan Condor en Nicaragua. Es más, desde antes que Moncada abriera la boca en Washington en Nicaragua hemos estado viviendo un terrorismo de estado sin precedentes. Caídas las barricadas, ha tocado ver cómo los paramilitares arrestan ilegalmente a 758 personas en un solo día, cómo alguien desaparece sin dejar rastro y si tiene suerte una semana después aparecé como por arte de magia en las mazmorras de El Chipote. Los que no tienen suerte, sus familiares deben ir a retirar tu cuerpo al Instituto de Medicina Legal. Pero hasta estos tienen la suerte de aparecer, otros simplemente ya no existen.

Vos ahora sos terrorista

Amparados en una nueva ley contra el terrorismo, que criminaliza las protestas, varias personas están siendo acusadas por delitos que no cometieron, muchos de los cuales son asesinatos perpetrados por los mismos paramilitares del gobierno.

Vos no sos terrorista, pero sí golpista

La replesalias económicas tampoco son suaves. La retención de maquinarias, materias primas y equipos para la industria y la agricultura en las aduanas tienen con la soga al cuello a la empresa privada. Daniel nunca les perdonará que luego de 11 años de amoríos se le hubiesen rebelado para apoyar a un montón de revoltosos. Sí, así como estuchaste, “revoltosos”, porque para los simpatizantes del Frente Sandinista los muertos “eran vagos, no eran estudiantes”.

Otra de las replesalias son las tomas de tierra por parte de personas ligadas al partido de gobierno. Michael Healy, presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic), es apenas un ejemplo de decenas de ganaderos y empresarios que ven hoy sus propiedades en manos de desconocidos. Han corrido con suerte. Los más pobres no han perdido propiedades, han perdido la vida.

La paz de las balas

El asesinato de la estudiante brasileña Rayneia da Costa Lima dejó en evidencia que a Daniel Ortega lo que le importa es lograr el silencio imponiendo el terror. Da Costa Lima fue asesinada cuando los paramilitares y la policía ya habían “pacificado” el país.

Hay que recordar que Daniel cree que lo que hay en el país es un intento de golpe de estado. Le achaca la culpa a los Estados Unidos, pero contra Estados Unidos no puede nada, contra nosotros los nicaragüenses lo puede todo. No me atrevería a decir que Daniel es capaz de hacer algo parecido a lo que hizo el dictador iraquí Sadam Hussein contra la comunidad de Halabja, en 1988, en represalia a los levantamientos kurdo… En Nicaragua la fiera también está herida y mejor no descartar nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *