daniel-ortega-mrs-nicaragua

¿Por qué Daniel Ortega tiene tanta fijación con el MRS?

Columnas

La actual persecución de Daniel Ortega contra los integrantes del Movimiento Renovador Sandista (MRS) aunque no es algo nuevo, sí sorprende por la clara fijación contra un movimiento político sin personería jurídica y que en las encuestas ni siquiera llega al 1% de simpatía.

Dora María Téllez, Óscar René Vargas, Hugo Tórrez, Victor Hugo Tinoco, Carlos Sáenz, Ernesto Cardenal, Sergio Ramírez, Mónica Baltodano, Julio López, Gioconda Belli, Henry Ruiz, Carlos Fernando Chamorro, Roberto Samcam y una larga lista de personalidades son abiertos opositores de Daniel Ortega y aunque no todos pertenezcan al MRS, al FSLN y sus simpatizantes lo mismo da. Todos ellos tienen raíces sandinistas y en su momento estuvieron con Daniel Ortega. El haberse alejado de éste los convirtió en traidores y por tanto en enemigos del partido.

Ortega conoce muy bien el capital político de estas personalidades y por tanto ha tratado por todos los medios posibles, en mantenerlos lejos de conformar una verdadera plataforma que amenace su poder.

En la familia Ortega-Murillo todavía está vivo el recuerdo de Herty Lewites, quien le disputó el liderazgo a Daniel dentro del mismísimo Frente Sandinista hasta que lo expulsaron en el 2005. Dicha expulsión no hizo más que fortalecer a Lewites, pues al formar la Alianza Movimiento Renovador Sandinista se convirtió en el favorito de las encuestas de cara a las elecciones presidenciales de noviembre del 2006, muy por delante de Eduardo Montealegre y el mismo Daniel Ortega.

Lo único que le permitió a Ortega acceder al poder fue la repentina muerte de Lewites en julio de ese año.

No es de extrañar que apenas un año después de haber llegado al poder lo primero que hizo fue quitarle la personería jurídica al MRS.

Por eso no es de extrañar que en la actual crisis sociopolítica a los primeros que culpó el FSLN de estar orquestándola es al MRS. En la militancia del Frente daba risa cuando decían que habían visto a la comandante Dora María Téllez con un saco de dólares pagando a los golpistas en Monimbó, y a esa misma hora otra simpatizante jurando haberla visto en Chontales con el mismo saco de dinero pagando a la “derecha vandálica”.

Y es que para Daniel todo aquel que huela a sandinismo y no esté bajo su yugo se convierte inmediatamente en un adversario al que hay que destruir. Puede ser odio, pero más que nada parece temor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *