Fidel Moreno ¿Un “Héroe del Amor”?

Columnas

Las intensas lluvias caídas esta primera semana de octubre sobre toda Nicaragua han permitido ver cómo la maquinaria propagandística del gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo trabaja para exaltar a Fidel Moreno, una principales piezas del orteguismo que, según el gobierno de Estados Unidos, se encargó de organizar grupos paramilitares para asesinar a los opositores.

A Fidel Moreno se le ha visto andar de un lugar a otro completamente mojado acompañando a la que pareciera ser su asistente, pero que en realidad es la alcaldesa de Managua, Reyna Rueda. A Fidel se le ha visto coordinar todas las acciones de apoyo a los afectados. A Fidel se le ha visto hablar por teléfono celular rindiendo informes de la situación. A Fidel se le ha visto en todo.

En esa labor, propia de las responsabilidad de cualquier funcionario, le acompaña un enorme despliegue mediático por lo que las cámaras fotográficas y de televisión están siempre presentes para captar el mágico momento cuando Fidel baja la cabeza y plasma un beso en la cabeza de una anciana afectada por el vendaval que ha afectado los barrios pobres de la capital.

Sin embargo, ahí terminó solo la primera parte del trabajo. Inmediatamente se ha puesto en marcha una intensa campaña mediática, sobre todo, a través de las redes sociales, en la que se pone a Fidel Moreno como el hombre que sufre y siente por el pueblo y que está dispuesto a tenderle a ir a auxiliarlo ahí donde estén, aunque él se moje.

El aparato propagandístico está vendiendo a Fidel Moreno como un “Héroe del Amor”. Tan fuerte es la campaña que el mismísimo Laureano Ortega, hijo de la pareja presidencial y a quien venían preparando como su sucesor, se ha tomado unos minutos en su cuenta de Twitter para saludar la abnegada labor del “compa” Fidel.

“Que Dios nos ilumine a todos para trabajar por todo el pueblo nicaragüense y no por agendas personales ni por intereses foráneos”, escribió Laureano, quien en las últimas semanas le ha dado por usar las redes sociales para ejercitar sus inclinaciones de pastor evangélico, aunque no hace mucho estuvo ofreciendo mano dura contra los “golpistas” de la “derecha”.

¿Quien es Fidel Moreno? La respuesta corta es: un superministro fiel a Rosario Murillo y a Daniel Ortega. La respuesta larga es esta: Fidel Moreno es hijo de un ex embajador sandinista. Forjado en las juventudes sandinista de los años noventas fue escalando en el partido hasta convertirse en dirigente de la Unión Nacional de Estudiantes (UNEN), diputado, director del Instituto Nicaragüense de la Juventud (Injuve), coordinador nacional de la Juventud Sandinista, Secretario General de la Alcaldía de Managua, presidente del equipo de fútbol Real Estelí, y coordinador de varios ministerios, donde tiene más poder que los propios ministros.

Con la crisis política iniciada a mediados de abril y la brutal represión emprendida por el gobierno, Fidel Moreno se hizo merecedor de figurar entre los principales hombres fuertes del orteguismo a quienes Estados Unidos les aplicó la Ley Global Magnitsky por violación de los derechos humanos y corrupción. Los otros son Francisco Díaz, jefe de la policía orteguista y consuegro de Daniel y Rosario; Francisco López, tesorero del FSLN y encargado de administrar la cooperación venezolana: y Roberto Rivas, quien ya estaba en la lista por fraudes electorales a favor de Daniel Ortega y enriquecimiento ilícito.

Fidel no solo está en esa lista solo por masacrador, sino también por estar vinculado a graves casos de corrupción. En el 2009 adquirió una casa cuyo valor ascendía a 300 mil dólares y en los círculos internos del partido se le achacan varios negocios desarrollados junto a otros dirigentes de la nueva camada del orteguismo.

Pero de regreso a la labor abnegada de Fidel al frente de la emergencia causada por las lluvias, eso no es cosa nueva. Desde que llegó a la Alcaldía de Managua con la administración del fallecido alcalde Alexis Argüello, Fidel siempre ha figurado como el alcalde en la práctica. Fue el poder detrás del trono en las administraciones de Argüello (quien gobernó pocos meses hasta que se suicidó en circunstancias oscuras en julio del 2009), Daysi Torres y ahora con Reyna Rueda.

Para cerrar esta notita de opinión, que creo que recoge lo que siente una inmensa mayoría de los nicaragüenses, creo que es válido decir que a Fidel Moreno aunque le cayera encima el agua bendida de todas las iglesias del mundo, jamás limpiaría todos sus pecados.
Attachments area.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *