paramilitares-carazo

Paramilitares empiezan a soltar la lengua

Noticias

El desalojo de un grupo de tomatierras en el municipio de San Marcos dejó en evidencia cómo operó la dictadura para que retirados del ejército y simpatizantes de Daniel Ortega se sumaran a eliminar a sangre y fuego los tranques en el departamento de Carazo.

Cuando un destacamento de antimotines de la policía orteguista llegó este sábado 20 de octubre a desalojarlos de una propiedad que tenían bajo su poder en el sector conocido como El Socorro, varios tomatierras, evidentemente enojados, confesaron que ellos eran paramilitares y que habían sido engañados para realizar los operativos de limpieza en ese departamento. Dichos operativos dejaron decenas de muertos.

Acusan a Jaqueline Torres, responsable de la Intendencia de la Propiedad de Carazo, de haberles instado a unirse a los grupos paramilitares organizados por Daniel Ortega a cambio de quedarse los terrenos. También acusa a Emilio Reyes y Marco Tulio, dirigentes del FSLN en el municipio, de haberles organizado para atacar a los jóvenes autoconvocados.

“Nosotros nos habíamos tomado estas tierras antes que iniciaran los tranques, después que empezaron los tranques que la apoyaramos, que las campanas decían ´darán darán´ , que la (vice) presidenta Rosario Murillo y el presidente Daniel Ortega nos daban estas tierras a cambio que nosotros participáramos en la limpieza que había”, explicó Aldo Gutiérrez, al ser consultado por la periodista caraceña Elba Ileana Molina.

Al ser inquirido en sí el participó en esos operativos, Gutiérrez aseguró que todos los que fueron desalojados este sábado, unas 300 familias, eran paramilitares.

“Todititos aquí participamos. Aquí no nos vamos a tapar. Ya no es necesario utilizar capuchas si las ocupamos las ocupamos en aquel entonces”, confesó.

“Les podemos decir por donde entraron las tropas de nosotros”, manifestó. “Iban tres camionetas, iba una pala mecánica. Todo le podemos decir cómo pasó”, agregó Gutiérrez, dando detalles de cómo fue el ataque a Jinotepe.

Otra denuncia grave es en relación al interés que había para dejar pasar los furgones varados en el departamento.

“Que investiguen a la Jaqueline también, los furgones que estaban pegados, que qué teníanm que porqué tenían interés de que esos furgones pasaran”, subrayó.

Los paramilitares explicaron que a ellos el Frente Sandinista los usó también para resguardar la casa del Frente Sandinista de San Marcos y las instituciones del Estado. Denuncian también que no todos los paramilitares están recibiendo el mismo trato por parte de la dictadura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *