rosario-murillo-nicaragua

El demonio Rosario Murillo pide a los opositores se aparten del mal

Sin Tapujos

Rosario Murillo, la déspota nicaragüense sobre cuyas espaldas pesan cientos de muertos, acusó a los opositores al régimen de ser una generación de víboras, por lo que los instó a apartarse del mal.

Para Rosario Murillo quienes se oponen a los asesinatos, encarcelamientos, amenazas de muerte y persecución, están intoxicados de odio.

“¡Generación de víboras! ¿Cómo podéis hablar lo bueno, siendo malo? Porque de la abundancia del corazón habla la boca. El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas; y el hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas”, dijo la vicepresidenta del país, citando versículos de la Biblia.

Según Rosario, a quien se le achaca la práctica de la magia negra, ella le pide a Dios que esos pocos que le adversan logran sanar su odio.

“Pidiéndole a Dios, que el Corazón de esos cuantos que quedan por ahí… ¿Cuántos ? Poquísimos, mínimos, que quedan por ahí, todavía enfermos, todavía intoxicados de odio, sane, se cure, veamos adelante ! Vean adelante y tengan capacidad para abandonar egoísmos. Tengan capacidad para abandonar caminos de mal, caminos en los que no se desea el bien a nadie. Son caminos de mal, porque más bien desean el mal para el país, para el pueblo”, dijo Murillo, cuyo gobierno ha dejado al borde de la bancarrota al país que más crecía en Centroamérica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *