daniel-ortega-cumpleaños

Ortega llega a 73 años de vida y 55 de sembrar la muerte en Nicaragua

Sin Tapujos

Daniel Ortega, el hombre fuerte de Nicaragua, cumple este 11 de noviembre 73 años de vida sin nada que celebrar: el país de mentiras que durante casi 12 años estuvo construyendo está a punto de desquebrajarse, y si los pronósticos no fallan, este será unos sus últimos cumpleaños en el poder si acaso no es el último.

Este cumpleaños de Ortega está marcado por entre 325 y 535 muertos, cientos de encarcelados y una cifra de exiliados que supera las 40,000 personas en apenas seis meses y medio de crisis política.

Con todo y este lastre, Ortega ha recibido felicitaciones de los pocos aliados internacionales que le quedan como el dictador venezolano Nicolás Maduro y el líder indigenista venido a menos y actual presidente de Bolivia, Evo Morales Ayma.

Sin expresar mucho entusiasmo, Morales le recordó a Daniel Ortega que no está solo en la lucha contra los opositores y Estados Unidos; mientras que Nicolás Maduro le agradece su contribución a un mundo “pluripolar”.

Donde sí se ha visto una alegría es en las redes sociales del orteguismo. Los fanáticos de la familia Ortega Murillo desde tempranas horas de la mañana pusieron mensajes de felicitaciones a su líder. Sin embargo, el entusiasmo ha sido más que nada virtual, pues en las calles muy pocos se atreven a expresar su entusiasmo.

Por el contrario, los opositores han hecho muy poco eco del cumpleaños del dictador. Los que han publicado en sus redes sociales comentarios sobre esta fecha solo recuerdan que Ortega es responsable de asesinatos y de destruir Nicaragua, no desde abril pasado sino desde siempre.

Los opositores recuerdan que Daniel Ortega se incorporó al FSLN en 1963, y desde entonces no ha hecho más que aprovecharse de la lucha sincera de los nicaragüenses en beneficio propio.

Efectivamente, Ortega se unió al FSLN en esa fecha hasta que pocos años después fue apresado por robo a un banco. Tras pasar más de 7 años preso, en diciembre de 1974 fue liberado y desde entonces se dedicó al esfuerzo de la guerra contra el dictador Anastasio Somoza. Desde 1979 a 1990 encabezó el gobierno del FSLN enfrascado en una cruenta lucha contra la Contra y en el que murieron, según algunos cálculos, más de 60 mil personas, la mayoría jóvenes. Desde 1990 a enero del 2007 lideró la oposición a los gobiernos neoliberales y en una política de desgaste para retornar al poder, provocó más muertos, huelgas e inestabilidad política. Desde que regresó al poder se le acusa de asesinatos quirúrgicos de supuestos alzados en armas en contra de su gobierno.