martiza-rivas

Así pensaba en abril Maritza Rivas de monseñor Báez y de la lucha contra Ortega

Sin Tapujos

En abril pasado la expresentadora de televisión y hoy fanática orteguista, Maritza Rivas, pensaba muy diferente del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

En ese entonces las protestas contra la dictadura estaban en lo fino y Rivas apoyaba la libertad de expresión, el derecho a las marchas y hasta se declaraba admiradora de monseñor Silvio Báez, una de las figuras religiosas más odiadas por los simpatizantes del Frente Sandinista.

Rivas también declaraba que su única bandera era la azul y blanco de Nicaragua y rechazaba la roja y negro que hoy defiende.

Han sido las redes sociales las que le han recordado a Rivas que se alió con el Frente Sandinista, ese del que muchos se han alejado por no estar de acuerdo con los crímenes cometidos y por el miedo de ser encarcelado si descubren que pensás diferente.

La joven se ha visto envuelta en vergonzosas controversias al querer defender a los Ortega Murillo. Una de estas fue cuando el gobierno amenazó con retirar a la Universidad Centroamericana (UCA) los fondos correspondientes al 6% del Presupuesto General de la República que se distribuye entre todas las universidades miembros del Consejo Nacional de Universidades (CNU). Rivas quiso justificar la medida, pero terminó haciendo tan malos cálculos errados que demostró que no dominaba el tema. En las redes sociales no le perdonaron el error y fue objeto de burlas durante semanas.

A mediados de noviembre ocurrió el caso más bochornoso, cuando entró a un restaurante junto a un grupo de reconocidos orteguistas. Algunas personas que estaban en el local les hicieron burlas y la cosa terminó con Rivas y otra joven tiradas en el piso agarrándose del pelo. Al día siguiente la joven que peleó con ella fue traslada a la cárcel El Chipote, a donde llevan a todos los opositores al régimen.

Lejos quedaron los tiempos en que Maritza Rivas más bien se hubiera agarrado del pelo con una muchacha de la Juventud Sandinista, fanática de Daniel Ortega y Rosario Murillo. Antes ella era una vandálica golpista Azul y Blanco, como la mayoría de los nicaragüenses.

maritza-rivas

maritza-rivas

maritza-rivas

maritza-rivas

 

Foto de portada: Diario Metro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *