omar-halleslevens

Omar Halleslevens, un zorro del mismo piñal

Noticias

En el hipotético caso de que Daniel Ortega y Rosario Murillo renunciaran al poder y Gustavo Porras estuviera inhibido de asumir la presidencia debido a las futuras sanciones de Estados Unidos, quien tomaría las riendas del gobierno sería el exjefe del ejército Omar Halleslevens, según el militar en retiro Roberto Samcam

Samcam asegura que eso es lo que se está cocinando en secreto en lo que sería un aterrizaje suave para salir de la actual dictadura. En las negociaciones estarían involucrados Estados Unidos, el Ejército y Humberto Ortega.

Aunque en Nicaragua no se puede descartar nada, en las calles ese supuesto aterrizaje no se ve por ningún lado. Al contrario, se observa a un Daniel Ortega reforzando el estado de terror y coartando cada una de las libertades públicas.

En el caso de que fuera cierto, Omar Halleslevens no representa para la mayoría de los nicaragüenses ningún camino a la democracia y lo que haría es llevar al poder a los militares, conservando su poder económico y logrando ascender al poder político, del cual habían estado fuera desde 1990, a excepción de las pocas cuotas de poder que les ha dado Ortega a los militares en retiro.

De concretarse la salida de Ortega a través de esta vía, probablemente Nicaragua entera la aplauda, sin embargo, un hecho innegable es que Halleslevens es zorro del mismo piñal que quiere erradicarse.

Halleslevens fue jefe del ejército del 2005 al 2010 y vicepresidente de Daniel Ortega desde el 10 de enero del 2012 al 10 de enero del 2017. Actualmente es Ministro-Delegado para Asuntos Específicos, y por tanto ha avalado todo lo actuado por la dictadura. También se ha señalado que en el período en que ejerció el mando de las fuerzas armadas incrementó ostensiblemente su patrimonio personal, continuando en los años posteriores su afán acumulador de propiedades en todo el país, a tal punto que hoy él y su familia son grandes terratenientes.

omar-halleslevens-daniel-ortega

Foto: El 19 Digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *