paramilitares-nicaragua

Dictadura se burla de las víctimas y culpa a la oposición por las graves violaciones a los derechos humanos

Noticias

El régimen Ortega Murillo se jactó una vez más de su desfachatez al conmemorar el 70 aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos, dando a conocer un informe enumerando los supuestos avances de Nicaragua en materia de derechos humanos en ámbitos como la salud, educación, seguridad alimentaria, servicios públicos y políticas públicas.

El informe fue presentado en un acto en la Asamblea Nacional por el Canciller Denis Moncada, quien culpó a la oposición de ser responsable de las graves violaciones a los derechos humanos ocurridas a partir de mediados de abril.

Moncada no mencionó los entre 325 y 545 muertos, los más de 4,000 heridos, los 52,000 exiliados, los 600 presos políticos, el enorme despliegue policial y paramilitar, la prohibición de las marchas, la censura a los medios de comunicación, las amenazas de muerte a los periodistas y sacerdotes y la instalación de un estado policial y terrorista, tal como ha denunciado la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Ese intento de Golpe de Estado con financiamiento y apoyo intervencionista, causó graves daños económicos, destrucción, terrorismo disfrazado con simuladas protestas pacíficas, asesinatos atroces a ciudadanos, policías, incendios de propiedad pública y privada, asaltos, secuestros, violaciones, extorsiones, torturas, tratos crueles, inhumanos y degradantes, violando los derechos humanos de los nicaragüenses, la Constitución Política, las leyes y los instrumentos internacionales sobre derechos humanos”, manifestó ante los legisladores orteguistas y otros funcionarios del gobierno.

Según Moncada, el régimen fomenta una cultura de paz, tolerancia y de reconciliación en la que caben todos los sectores de la sociedad. No obstante, en ningún momento mencionó que en Nicaragua definirse abiertamente como opositor al régimen, conlleva a terminar fichado y amenazado por los tenebrosos Consejos del Poder Ciudadano de los barrios e incluso encarcelado o asesinado.

La CIDH acusa al régimen de cometer delitos como tortura, asesinatos, desapariciones, ejecuciones extrajudiciales y violencia sexual.

Foto: Cortesía.