marcha-madre-mayo

GIEI: Masacre del 30 de mayo fue organizada y precedida por una campaña en redes sociales y medios oficialistas

Noticias

El ataque a la Marcha de las Madre, el 30 de mayo en Managua, no fue un hecho espontáneo, sino la culminación de algo que el gobierno de Nicaragua venía gestando desde días antes, según el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI).

“Desde las más altas esferas gubernamentales comenzó a propiciarse un clima de tensión alrededor de este evento”, señala el informe del GIEI.

Destaca que la marcha fue convocada por el Comité de apoyo al Movimiento Madres de Abril y la Coalición Universitaria en conmemoración Día de la Madre nicaragüense, pero que pocos días después de conocerse aquella convocatoria, el Frente Nacional de los Trabajadores, dirigido por el presidente de la Asamblea Nacional, Gustavo Porras, llamó a una contramarcha para el mismo día, cuyo acto principal, a realizarse en la rotonda Hugo Chávez, estaría encabezado por Daniel Ortega.

“En los días previos a la marcha comenzaron a circular rumores sobre un posible ataque contra los manifestantes. Información recibida por el GIEI da cuenta de una campaña denominada “Plomo” que tuvo cierta difusión en redes sociales de grupos vinculados al gobierno y que involucró incluso a algunos integrantes y referentes de medios de prensa oficialistas”, subraya.

“En ella se recurría a imágenes bélicas (fusiles AK47) y se hablaba de las “sorpresas” que se preparaban para el 30 de mayo”, explica.

Aunque la marcha principal se realizó en Managua, también hubo réplicas en departamentos como Estelí, Chinandega, Masaya, totalizando 19 muertos.

En Managua la marcha inició ese 30 de mayo en la Rotonda Jean Paul Genie pasadas las 2:00 de la tarde. Aunque se esperaba que la concentración se realizara en las inmediaciones de Metrocentro, la cantidad de gente era tanta que las avenidas adyacentes fueron ocupadas por la población, entre estas la Avenida Universitaria, desde la Pista Juan Pablo II hasta la intersección de ingreso al Estadio Nacional Dennis Martínez.

Los primeros incidentes se dieron en ese sector aproximadamente a las 4:00 de la tarde. “En este primer tramo dos manifestantes fueron alcanzados por disparos de armas de fuego y una importante cantidad de personas fue herida de gravedad”, afirma el GIEI.

El informe constata la presencia de francotiradores en el estadio nacional y que todo hace indicar que fueron turbas y policías quienes iniciaron el ataque a los manifestantes concentrados en los alrededores.

“Se encuentra probado que poco antes de las 17:30 horas (5;30) tuvo inicio un ataque perpetrado en forma directa por efectivos policiales y personas de civil que actuaron junto con ellos. Los registros audiovisuales dan cuenta del momento exacto (17:23 horas) en que un grupo de motocicletas de la policía junto con otras conducidas por personas de civil se posicionaba sobre la misma Av. Universitaria”, explica.

Otro aspecto importantes es que “relatos recibidos por el GIEI refieren que policías “de celeste”, ubicados en los techos de esa radio, dispararon contra los manifestantes cuando se replegaban hacia la UCA.

El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes lamenta que la Policía no le diera respuesta a los requerimientos de información que le hiciera, y señala que tras los sucesos la policía se dedicó a divulgar datos falsos.

“Al abordar lo sucedido en Managua, la nota policial presentó una versión tergiversada de los hechos que procuró ubicar a los efectivos de esa fuerza y a personas que participaban del acto oficial como víctimas de un supuesto ataque que no pudo haber ocurrido en las circunstancias de tiempo y lugar que allí se indican. Es posible afirmar que el relato ofrecido por el comunicado tuvo la finalidad de desdibujar la responsabilidad que habían tenido efectivos de esa fuerza en el ataque perpetrado contra manifestantes y en el consecuente asesinato de tres de ellos –y, en definitiva, procurar su impunidad.

Durante esa violenta jornada en el sector del Estado Denis Martínez, las fuerzas fieles al régimen asesinaron a seis manifestantes y una gran cantidad recibió heridas de consideración, según documentó el GIEI,

Otras dos personas, reportadas como militantes del FSLN murieron ese día en circunstancias que podrían estar vinculadas a esos eventos. Sin embargo, “la desinformación propiciada por la Policía conspira también contra el esclarecimiento de esos casos, al igual que la falta de respuesta del Estado a los pedidos del GIEI de concretar entrevistas con sus familiares y de obtener los registros audiovisuales tomados ese día por la Policía Nacional”.

Durante la presentación de su informe de los hechos ocurridos en Nicaragua en el período del 18 de abril al 30 de mayo, el GIEI concluyó que el gobierno de Nicaragua cometió crímenes de lesa humanidad y que la comunidad internacional debe llevar ante la justicia a los responsables.

  • PUEDE LEER EL INFORME COMPLETO DEL GIEI EN ESTE ENLACE

Foto.: Cortesía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *