El jefe de prensa del Canal 4 deberá ser juzgado en una Corte Penal

Sin Tapujos

De toda la fauna que pulula en los medios de propaganda de la familia Ortega Murillo, sin lugar a dudas el jefe de prensa de Canal 4, José Miguel Fonseca, es uno de los que más méritos ha hecho para que una vez que caiga la dictadura, sea procesado por crímenes de lesa humanidad junto a sus jefes.

Aunque la lista de periodistas, camarógrafos, fotógrafos y editores de los medios orteguistas es larga y está debidamente documentado que la inmensa mayoría han participado en la orgía de salvajismo que desangra a Nicaragua desde el 18 de abril, Fonseca es un caso particular por ser la mano derecha del director de Canal 4, Daniel Edmundo, hijo de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

José Miguel, de unos 40 años de edad, profesa una genuina fidelidad a la familia Ortega desde que Canal 4 le abrió sus puertas, cuando aún estudiaba comunicación social en la Universidad Centroamericana (UCA), esa universidad a la que hoy llama golpista y elitistas. El Frente Sandinista era oposición y Fonseca era un joven comprometido con la causa.

La fidelidad Fonseca, quien nunca se ha caracterizado por ser el mejor periodista del Canal 4 (Ahí sobra auténtico talento para el ejercicio) ni por escribir bien tan siquiera su nombre, se vio compensaba con el arribo al poder de Ortega en enero del 2007. A partir de ese momento, su cercanía con el poder fue aún mayor al acompañar a los Ortega en viajes al extranjero y a ver los réditos económicos que eso significaba.

Con el inicio de la crisis el 18 de abril, Fonseca ha tenido la oportunidad de volver a demostrar su compromiso con los Ortega Murillo. Su labor no se ha limitado a sus funciones como periodista y como miembro del Consejo de Comunicación, encabezado por Rosario Murillo y sus hijos, si no que a título personal ha usado sus redes sociales para alentar a los simpatizantes sandinistas, policías y paramilitares a acallar a los opositores. Las pruebas de ello sobran y él mismo se ufana de ello.

Si bien, Fonseca profesa un odio virulento hacia todo aquel que pida la caída de la dictadura, las principales víctimas de las amenazas de muerte e intimidación son periodistas de medios de comunicación independientes, empresarios, políticos opositores y, sobre todo, los sacerdotes de la Iglesia Católica critican los crímenes cometidos por el régimen.

El periodista oficialista se cree investido del derecho de denigrar, ofender y amenazar con total impunidad. Aunque sus escándalos son muchos, uno de los que causó mayor revuelo fue cuando el 31 de octubre llamó a los simpatizantes del Frente Sandinista a tomarse la Catedral de Managua para evitar que los opositores se manifestaran como lo venían haciendo desde hacía unas semanas antes. La amenaza no se materializó porque la Iglesia Católica prohibió a la oposición volverse a manifestar dentro del templo.

Aunque la lista es larga, entre las personas a las que más odio les profesa están el Obispo Auxiliar de Managua, monseñor Silvio Báez; el Obispo de Estelí, Abelardo Mata; el Obispo de Matagalpa, Rolando Álvarez; el director de 100% Noticias, Miguel Mora,, hoy encarcelado; o bien el presidente de UPANIC, Michael Healy. Los epítetos más usados para referirse a ellos son “golpistas”, “terroristas”, y, por supuesto, el clásico “hijo de puta”.

Si el sistema judicial en Nicaragua se aplicará como se debe, José Miguel Fonseca debería estar ocupando la celda donde hoy está encerrado Miguel Mora. Un sistema judicial independiente lo encontraría culpable de incitación al odio, a la violencia, amenazas de muerte, provocación y promoción de actos de terrorismo.

El 21 de diciembre el GIEI dio a conocer un informe sobre los crímenes cometidos entre el 18 y el 30 de mayo. En el informe hay un apartado sobre la masacre del Día de las Madres que señala que el ataque fue planificado y documentó que periodistas de medios oficiales participaron en la campaña que propició tantas muertes.  El informe dice específicamente que la campaña involucró “a algunos integrantes y referentes de medios de prensa oficialistas”.

Será una Corte Penal Internacional la que determinará si Fonseca tiene suficientes méritos para que pague por los crímenes cometidos en Nicaragua. En Dios confiamos.

jose-miguel-fonseca

 

 

Foto: Cortesía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *