bosco-vivas

Obispo Vivas dice que no condena la represión por carecer de elementos para emitir su opinión

Noticias

El Obispo de la Diócesis de León y Chinandega, monseñor Bosco Vivas, fue seriamente cuestionado por un grupo de periodistas por su silencio ante la represión gubernamental, especialmente contra los medios independientes.

El sacerdote participó el viernes en el convivio navideño de la Diócesis de León y Chinandega, y los comunicadores aprovecharon para que respondiera a los reproches de la sociedad nicaragüense, en especial de las familias católicas de León y Chinandega.

En relación a los cierres de las instalaciones de Radio Darío y Radio Mi Voz y los constantes ataques a sus periodistas, Vivas aseguró que no puede aprobar cosas injustas pero que no las condena porque, según él, no cuenta con suficientes elementos para emitir su criterio.

“Yo he reflexionado sinceramente. Creo que si hay injusticia tiene que repararse, yo no puedo aprobar cosas injustas, estaría actuando contra mi propia conciencia si yo dijera lo que está bien o lo que está mal”, manifestó en la entrevista reproducida por Radio Darío.

“Para dar un criterio yo necesito tener todos los elementos de lo que está aconteciendo precisamente y desgraciadamente a veces yo no dispongo de todos los elementos para poder emitir un juicio definitivo”, agregó.

Vivas se mostró agradecido con el apoyo económico del gobierno, ya que eso ha significado grandes mejoras a la catedral de León.

En este sentido, los periodistas le consultaron si había tenido alguna comunicación con la Presidencia para abordar la situación que se vive en León. El religioso fue enfático en que no, ya que eso se lleva directamente desde la Conferencia Episcopal de Nicaragua.

“Gracias a Dios mi actitud ha sido y seguirá siendo de brazos abiertos para todo el mundo, cualquiera que sean sus pensamientos o sus sentimientos. La iglesia no puede cerrar las puertas. En las partes que están enfrentadas debe haber una mejor voluntad para lograr esa unidad, y la iglesia ha insistido que uno de estos caminos sigue siendo el diálogo, se tiene que enfrentar esta situación en mesas de diálogos”, aseguró Vivas.

Hay que señalar que las fuerzas opositoras, que comprenden a la mayoría de los nicaragüenses, han reiterando su disposición a dialogar, pero ha sido Daniel Ortega el que se ha negado a ello, declarándose victorioso de un supuesto intento de golpe de Estado.

Si bien el obispo Báez dice no contar con elementos suficientes para opinar, los policías y paramilitares del régimen han actuado libremente y sin ocultarse para asesinar en ocho meses a más de  500 personas, muchas de ellas, en la ciudad de León.

Recientemente el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) concluyó que las máximas autroridades de Nicaragua cometieron crímenes de lesa humanidad.

Foto de portada: Vivas junto a Sándor Dolmus, monaguillo de 15 años asesinado por la dictadura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *