Sacerdote Uriel Molina quiso obtener declaración de delitos mediante el sacramento de la confesión

Sin Tapujos

El padre Uriel Molina Oliú, presidente de la desprestigiada “Comisión de la Verdad” y reconocido simpatizante del dictador Daniel Ortega, quiso obtener declaraciones de posibles delitos cometidos por las presas políticas mediante el sacramento de la confesión.

La denuncia fue interpuesta ante los medios de comunicación por Ganímedes Jerez, hermano de la comerciante Irlanda Jerez, a quien el régimen mantiene arrestada desde el 18 de julio.

“El día 27 de diciembre llegó uno de los miembros de la Comisión de la Verdad, el sacerdote Uriel, pero las presas políticas rechazaron confesarse con él porque el objetivo era saber si ellas habían cometido un delito, por medio de la confesión”, aseguró Ganímedes Jerez.

“Irlanda le dijo que él representaba al mal, a la mentira, a la muerte, y que estaba ahí tratando de usar su profesión para extraer información de las mujeres”, indicó.

De los más de 600 presos políticos que hay en Nicaragua , 46 son mujeres. No obstante, la dictadura reconoce tener solo 340 presos acusados o condenados por actos terroristas e intento de golpe de estado.

Foto: Presidencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *