tony-castro

Inmoralidad comunista. Así es la vida de un nieto de Fidel Castro

Sin Tapujos

“Esta es la revolución socialista y democrática de los humildes, con los humildes y para los humildes”. La frase la dijo en 1961 Fidel Castro, pero ni él fue nunca humilde y mucho menos sus hijos y nietos, quienes hoy viajan por el mundo disfrutando de la fortuna que les legó el fallecido líder comunista cubano.

De todos sus descendientes uno de los más conocidos por sus excentricidades y sus gustos nada acordes con las limitaciones económicas impuestas a la casi totalidad del pueblo de Cuba es su nieto Tony Castro.

Tony no tiene ningún impedimento para salir de Cuba como el resto de sus compatriotas y se le suele ver paseando por la Riviera Maya, frente a la Puerta de Alcalá, en Barcelona o en cualquier parte del mundo donde se le antoje ir. Si está en Cuba es posible encontrarlo en exclusivos restaurantes, donde nunca podrán ir los cubanos, quienes en promedio ganan 25 dólares al mes.

De acuerdo al diario español ABC, Tony Castro es un modelo que “al menos a juzgar por las imágenes que cuelga en su cuenta de Instagram, lleva una vida envuelta en caros placeres y sin grandes estrecheces”.

En una de las fotos que colgó en esa red social Tony aparece sentado en la cubierta de un yate, mientras que en otra aparece al volante de un vehículo BMW, sin mencionar las fotos que evidencian todos los lugares donde suele pasear.

Tony Castro saltó a la luz pública en el 2016 cuando después de la visita de Barack Obama a Cuba, se supo que participaría en el desfile organizado por la firma Chanel. Finalmente no participó, pero la noticia dejó claro los glamorosos gustos de unos de los adorados nietos del más famoso de los comunistas.

Tony es hijo de Antonio, otro de los vástagos de Fidel. Antonio también es conocido por sus viajes en yate por Grecia y Turquía, por hospedarse en hoteles cinco estrellas y su vida de multimillonario.

“Fue estudiando el capitalismo que me volví comunista”, dijo en una ocasión Fidel Castro. Sus hijos y nietos no se dedicaron a estudiar el capitalismo, han vivido como capitalistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *