laureano-ortega-murillo

Laureano Ortega delira con el arte a pesar de las sanciones

Noticias

Aunque Laureano Ortega fue sancionado por Estados Unidos, se niega a que mueran sus sueños tenor y mecenas de jóvenes artistas.

Tras regresar de una gira de varios días por Cuba, en donde intentó vender Nicaragua como un destino para el turismo y las inversiones, Laureano retomó lo que más le gusta y también lo que más le ha frustrado: el canto y el teatro lírico, con la convocatoria a unos cursos magistrales impartidos por maestras cubanas.

Los cursos, a realizarse del 13 al 22 de mayo, son parte del esfuerzo del Teatro Nacional Rubén Darío, el Ministerio de Cultura de Cuba y la Fundación Incanto, a través de la cual Laureano trata de congraciarse con decenas de jóvenes que aspiran algún día ser famosos por su talento.

“Las maestras cubanas vienen a aportar con mucho amor, con mucho cariño, sus conocimientos para que pueda crecer el talento nicaragüense, se pueda proyectar en la música y específicamente el que trabajamos nosotros que es el canto lírico”, explicó el hijo de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

La obstinación de Laureano Ortega por destacar como tenor le cuestan a Nicaragua entre 250,000 y 290,000 dólares cuando se trata de montar el  Festival Puccini, para el cual invita artistas italianos, reservándose él el papel principal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *