Algunas preguntas claves sobre el caso Bismarck Martínez

Columnas

Once meses después de la desaparición, el gobierno de Daniel Ortega finalmente dice haber dado con el paradero de los restos del militante sandinista Bismarck Martínez.

La versión oficial es que el 29 de junio fue atrapado y torturado en el tranque del colegio San José, en Jinotepe.

Por su tortura y desaparición el gobierno logró poner tras las rejas a los ciudadanos Bismarck Antonio Navarro Gómez y Ronald Avilés.

En septiembre incluso circuló un video del momento en que Bismarck Martínez era torturado. Entre los opositores, hubo escepticismo y se dijo que era un montaje más, una “Rosa de Guadalupe”. Hasta se llegó a especular que Martínez estaba vivo bajo el resguardo del partido de gobierno.

Llegado a este punto, vale la pena hacerse varias preguntas:

1- ¿Por qué si el gobierno tenía en sus manos a los torturadores y todas las pruebas, fue hasta el 21 de mayo que Ramón Avellán llegó al frente de un batallón de hombres y empezó a allanar viviendas y a cavar huecos en los alrededores del tranque, en búsqueda de los restos de Martínez?

2- ¿Por qué alimentar durante casi un año la esperanza de que estaba vivo si tenían las pruebas de que estaba muerto?

3- ¿Por qué se anuncia el hallazgo de sus restos precisamente el día en el que el gobierno también envió a la Asamblea Nacional una ley de amnistía?

4- ¿Por qué el pasado 20 de mayo excarceló a Ronald Avilés, uno de los supuestos responsables? Que no vengan los militantes sandinistas a decir que es porque el comandante Daniel y la compañera Rosario son buena gente. El asesinato de Eddy Montes el 16 de mayo recién pasado y los planes de quedarse con 53 presos políticos como rehenes, desechan la buena voluntad de Ortega y Murillo.

5- Ante las dudas de lo que realmente pasó con Bismarck Martínez, ¿no es mejor que venga un equipo independiente a investigar el caso y que pague quien tenga que pagar?

6- Una pregunta también que resulta clave en estos momentos es saber quién era Bismarck Martínez. ¿Era un simple trabajador de la alcaldía de de Managua o un paramilitar?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *