Rosario y el genio de la lámpara

Columnas

En Nicaragua desde hace 12 años ocurren cosas extraordinarias. Caen meteoritos, se reproducen como plaga árboles metálicos, en las matemáticas 2+2 es igual a 5, la cocaína se convierte -¡a Dios gracias!- en talco, los muertos viven y gobiernan, entre otras maravillas solo dignas de los libros de cuentos.

La gran artífice, creadora, diseñadora, y quien no se rige por las leyes de la naturaleza, es nada más ni nada menos que la Compañera Rosario Murillo, astrónoma, física, matemática, química, alquimista, sacerdotisa y todóloga.

Pero es en la última semana de mayo cuando la Compañera Rosario Murillo se la dejó en las manos al genio de la lámpara. Todo inició el lunes con un operativo a un negocio en el mercado Oriental, propiedad de un hijo del opositor Carlos Tünnermann, donde los agentes de la Policía incautaron cinco computadoras.

La sorpresa fue al día siguiente cuando ante la sorpresa de todos los nicaragüenses las cinco computadoras se habían convertido en un fusil AK, un Garand, una ametralladora UZI y un FAL.

Si bien a la Compañera se le pueden achacar muchos milagros de este tipo, como los arsenales encontrados en Jinotepe, en la UNAN-Managua, en la Upoli y en media Nicaragua, fue su idea de convertir computadoras en armas de guerra lo que deja al genio de la lámpara como un simple charlatán de feria de pueblo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *