Rosario Murillo es de esos locos que no deberían estar sueltos

Columnas

Rosario Murillo aunque siempre actúa iracunda ante las críticas de quienes demandan la democratización de Nicaragua, parece confiada en que saldrá victoriosa en una lucha en que si bien, por ahora, ella y Daniel Ortega se han impuesto a punta de balazos, a largo plazo no se les presenta muy promisoria.

Una frase dicha el 31 de mayo en sus medios de propaganda, refleja claramente en lo que ella piensa: “Para nosotros lo que cuenta es el gran poder de Dios, que nos fortalece todos los días”.

Si bien es en agradecimiento a todos los mensajes, que dice, que recibió el jueves en ocasión del Día de las Madres, viniendo de ella vale la pena creer que es un mensaje a todos sus opositores, que más bien quiso decir: “No me importa lo digan ustedes. Aquí nos quedamos todos. Aquí hay FSLN para rato. Aquí hay Daniel Ortega y Rosario Murillo para rato, porque contamos con el poder de Dios”.

En sus mensajes Rosario Murillo suele combinar anuncios de gobierno, odio y ofensas contra su prójimo, con versículos de la Biblia. Tiene predilección por los Salmos. Este 31 de mayo le correspondió al Salmo 117.

“Alabemos a Dios, alabemos a Jehová. Naciones todas, pueblos todos ¡alabadle! Porque ha engrandecido sobre nosotros su misericordia. Y la fidelidad de Dios, de Jehová, es para siempre. Aleluya”, citó Murillo.

No es un versículo al azar, es algo bien pensado que se complementa cuando habla de que para ella lo que cuenta es el poder de Dios y dice que ellos están “cada vez más fuertes en términos espirituales y en una cultura de reconciliación, de justicia, de encuentro, de paz”.

No se pueden ignorar sus palabras, por el hecho de que son las vidas de miles de personas las que están en juego.

Ella se cree predestinada a gobernar Nicaragua junto a su familia y cada vez que manda a reprimir cree que está actuando con justicia para mantener la paz en Nicaragua. Rosario Murillo es de esos locos que no podrías dejar sentado junto al resto de enfermos mentales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *