Dictador compara la desaparición de Bismarck Martínez con la de Sandino

Noticias

El dictador Daniel Ortega y su mujer Rosario Murillo rindieron este jueves un homenaje póstumo al militante sandinista Bismarck Martínez. Su llegada al Palacio Nacional de la Cultura se caracterizó por un enorme despliegue de seguridad, y que por un momento todos los fanáticos orteguistas se olvidaron de que ahí estaban los restos de Martínez y convirtieron el lugar en un auténtico desfile, y derroche de alegría y de “vivas” a su líder.

Ortega dijo que Martínez desapareció el 29 de junio del 2018 en un tranque en Jinotepe, donde supuestamente fue torturado por opositores, quienes posteriormente desaparecieron el cuerpo hasta que hace una semana fue encontrado por la Policía sandinista y simpatizantes del gobierno.

Ortega reclamó a los Obispos de la Conferencia Episcopal y los organismos de derechos humanos, porque, según él, no condenaron la muerte de sandinistas y en especial la de Bismarck Martínez.

Aunque el punto culminante de todo lo que venía siendo la transformación de Martínez en un héroe, fue cuando el dictador, con un retrato de Sandino de fondo, como custodiando el féretro, comparó al militante orteguista con el mismísimo el máximo héroe de Nicaragua.

“Disfrutan del dolor, disfrutan del sufrimiento y finalmente, después de muchos esfuerzos de la familia, de Miguel Enrique, yerno, en la búsqueda, la Policía buscando, el pueblo buscando y cuando ya parecía que no lo íbamos a encontrar, los huesos, los restos de Bismarck (aparecieron), indicó Ortega, subrayando que eso recuerda lo que pasó con los restos de Sandino.

“Pensando que de esa manera el pueblo se iba a olvidar de Sandino, se ha dicho que lo enterraron en un punto, que después lo llevaron a otro punto, que después lo tiraron en el lago para que el pueblo jamás lo encontrara”, dijo.

“Pero aquí los fascistas, los terroristas, no han podido entender lo que significa la fuerza, la potencia de la dignidad en la defensa de la patria y Sandino con ese tránsito a otro plano de vida, un tránsito a la inmortalidad, porque entonces Sandino quedó para siempre corriendo por las venas, por la sangre, palpitando en el corazón de la inmensa mayoría de nicaragüenses que aman a Nicaragua y que no tienen actitudes vendepatrias”, afirmó el despótico líder sandinista.

El escenario para semejante comparación había sido montado meticulosamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *