daniel-ortega-2018

Lo que más aprecian Ortega y Murillo de un militante: “Leal hasta la muerte”

Columnas

El apoteósico homenaje que esta semana el orteguismo le rindió a los restos del sandinista Bismarck Martínez, opacó la muerte de otro militante con una gran trayectoria dentro de las filas de esa organización político-militar. Se trató James Rodríguez.

Este falleció en Ocotal y según la despótica vicepresidenta de Nicaragua, fue un guerrillero que fue testigo de las primeras andanzas del tristemente célebre comandante Edén Pastora a finales de los años cincuenta del siglo pasado.

“Fue alcalde en la primera etapa de la revolución del municipio de Quilalí. Leal hasta su muerte”, dijo el jueves Rosario Murillo, haciendo énfasis en esa “cualidad”, durante una breve referencia a su deceso.

Los medios orteguistas no publicaron fotografías de este, según el oficialismo, importante miembro del partido.

En los últimos días Murillo y Daniel Ortega han tenido que exaltar como nunca la muerte, tanto por el homenaje a Bismarck Martínez, como por la partida de Raúl Venerio, un viejo excomandante, quien entre abril y mayo del año pasado se unió a Edén Pastora y otros destacados sandinistas para exhortar a exmilitares, viejos guerrilleros y fanáticos del FSLN que defendieran a Ortega frente a las manifestaciones ciudadanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *