Orientación del FSLN a sus fanáticos es mantener “medidos” a los presos políticos liberados

Noticias

Si bien Rosario Murillo habla de un perdón cristiano, en el que, según ella, se basa la Ley de Amnistía, la verdad es que la liberación de los presos políticos vía esta ley responde a un plan represivo más de la dictadura.

En las últimas semanas quien ha dado las pautas de lo que debe hacer la militancia sandinista es el operador político William Grigsby, y es él quien el miércoles aclaró que la Ley de Amnistía “no tiene nada que ver con el perdón cristiano”.

“No hombre, es por conveniencia política”, afirmó, descartando que hubiese sido por las presiones a la que está sometido el régimen por parte de la comunidad internacional.

Grigsby advirtió en su programa radial que los presos políticos liberados serán vigilados y neutralizados si intentan protestar.

“Daniel Ortega y la dirección del Frente Sandinista tienen plena confianza en que el sandinismo va a saber asumir con plenitud de madurez, primero, no tomar venganza, y segundo, tan importante como esa, controlar a los tranqueros, vigilarlos, tenerlos mediditos”, desde los barrios y comunidades de toda Nicaragua, explicó.

Los presos políticos liberados esta semana y en las ocasiones anteriores denuncian hostigamientos por parte de la Policía y de los fanáticos de Daniel Ortega y Rosario Murillo.