daniel-rosario-nicaragua

El Gobierno “Cristiano”, “Socialista” y “Solidario” no tiene perdón de Dios

Columnas

Recientemente el exmagistrado orteguista Rafael Solís, dijo que una vez que Daniel Ortega salga de la presidencia, el Frente Sandinista no volvería al poder ni en el corto ni en el mediano plazo. Nada más alejado de la realidad. El Frente Sandinista no volverá al poder nunca.

El Frente Sandinista es una organización criminal liderada por Daniel Ortega y su familia. No es un clásico partido político cuyo fin es llegar al poder para desarrollar un proyecto ideológico. El Frente es algo más. Necesita el poder político para el desarrollo de un proyecto mafioso. No tiene nada de Cristiano, Socialista y Solidario.

Al FSLN le tiene sin cuidado mandar a matar a media Nicaragua, apedrear iglesias, torturar, violar, quemar niños, desaparecer a ciudadanos. Para sus dirigentes el fin justifica los medios y están dispuestos a usarlos todos, con tal de mantener el poder.

Los que pretendan hacer una diferencia entre Daniel Ortega, Rosario Murillo y el FSLN, no hacen más apelar a romanticismos. No hay forma de desligar una cosa de la otra. Desde que en 1979 el FSLN arribó al poder, el nombre de Ortega ha estado ligado a esa organización y lo mismo se puede decir de la influencia de Rosario Murillo a lo largo de los últimos 20 años.

Si Ortega y Murillo decidieran declararse reyes, mañana mismo Nicaragua se convertiría en una monarquía. El poder es tal que difícilmente alguien se atreva a salir a las calles o tranque el país para protestar un disparate de ese nivel. Ortega ya tiene su corte y sus vasallos. Nosotros seríamos una especie de siervos en rebeldía.

Su salida del poder no será nada fácil. Aún no se ha sentido el último dolor de parto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *